martes, 19 de noviembre de 2013

I HAVE TO WONDER...

No es por parecer catastrofista pero es un hecho indiscutible que nuestro país no está atravesando una época muy buena. Esta situación también se traslada inevitablemente al ámbito de la educación. Por consiguiente es inevitable el “aire pesimista” que los estudiantes universitarios respiran últimamente, ya que no encuentran salida a todo los estudios y formación, que poseen (que no es poca). Viéndose obligados en muchos casos a abandonar su país natal en busca de nuevas oportunidades que le permitan integrarse como elementos activos de la sociedad.
Es imprescindible que un alumno universitario esté motivado e incentivado que tenga la vista puesta en el cambio y en el progreso que lleve a la mejora de la situación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada